Maquillaje con aerógrafo

El fantástico “efecto aerógrafo”

Muchas sois las que buscáis información sobre el maquillaje con aerógrafo porque os asaltan las dudas sobre cuál va a ser el efecto en vuestra piel. Hay que partir de la base que es una técnica que necesita ser dominada por el maquillador, sobre todo para maquillaje social o maquillaje de novia. Yo particularmente, uso el aerógrafo para aplicar la base del maquillaje y algunas veces colorete y correcciones. Con control y experiencia, se consiguen resultados espectaculares. Pero hay que conocer muy bien los productos a utilizar antes durante y después del aerógrafo para no estropear el acabado, la resistencia y la duración.

Como evoluciona:

Primera hora

Aplicando la base con el aerógrafo

Existen algunas diferencias notables entre el efecto del maquillaje tradicional y el maquillaje con aerógrafo. La primera, es que, con el aerógrafo cuanto más tiempo pase, mejor se ve el maquillaje. Ten en cuenta que “pulverizamos” la base para que se deposite en el rostro. Una vez aplicada, obtenemos una capa muy fina sobre la superficie de la piel que se tiene que acoplar poco a poco. Eso sí una vez acoplada se queda fija y no hay quién la estropee. El maquillaje tradicional en cambio, tiene un efecto inmediato muy bonito, pero se va deteriorando con el paso las horas. La base de maquillaje con aerógrafo es tan frágil al principio, que siempre les insisto a mis clientas que no se toquen la cara durante los primeros 20 minutos porque pueden dejar huellas.

 

Aquí tenemos otra comparativa de cómo queda la base únicamente con la aplicación del aerógrafo. Se consigue unificar el tono de la piel en todo el rostro sin aplicar a penas producto. Las fotos están sin retocar para darle todo el realismo posible.

Aquí podemos ver un ejemplo de como estaba mi piel antes de automaquillarme, y como queda inmediatamente después de la aplicación, sin ningún producto adicional. Las ojeras quedan cubiertas, las rojeces y las imperfecciones también. He querido hacer un primer plano para que se vean bien los detalles.

Segunda hora

La base ya está seca y acoplada. No sólo se ve un resultado uniforme, sino totalmente integrado con el tono de piel y “transparente”. Controlando correctamente el aerógrafo, se aplica la capa de maquillaje justa y necesaria. Lo que permite obtener una base fina que deja respirar la piel (no obstruye los poros y frena la aparición de brillos). Otro de los efectos muy positivos para las que no están acostumbradas a maquillarse, es la sensación de ligereza. La base no “pesa” y te llegas a olvidar de que la llevas puesta. El acabado además, es muy sutil y te deja la piel como aterciopelada.

Para mostrar sobre mi piel la evolución del maquillaje con aerógrafo decidí mantenerlo durante todo el día. Aprovechando la base me hice varios looks de novia: ojos y labios nude, ojos más marcados con labios nude, y finalmente ojos y labios marcados. Como se puede apreciar, el maquillaje queda mate en las zonas deseadas pero mantiene la luminosidad y la jugosidad de la piel. El aspecto queda elegante y natural

Tercera hora y en adelante

Puedes llorar, transpirar, besar y abrazar a quién quieras, porque a diferencia del maquillaje tradicional, el maquillaje con aerógrafo lo aguanta todo. Bueno, sigue siendo un maquillaje, es decir, si nos metemos en la sauna y nos secamos con una toalla se va, evidentemente (lo hice para ver hasta dónde aguantaba). Pero soy testigo de primera mano, de que aguanta una sesión intensa de gimnsio perfectamente. Alguna clienta, sobre todo falleras, me ha contando que se ha ido a la cama sin desmaquillarse, y que ha seguido con el maquillaje el día siguiente sin problema.

Transpirando en el gimnasio y luego relajación en el spa (evidentemente sin hundir la cara en el agua). Muy orgullosa de que me aguantara el maquillaje hasta el final del día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *